Aceite de jengibre casero: beneficios, usos y preparación

aceite de jengibre

Desde hace un tiempo son cada vez más las personas que se cuestionan el uso de ciertos antibióticos o analgésicos por sus efectos secundarios adversos. Hoy veremos una alternativa a algunos de estos que tomamos cuando sentimos algún tipo de dolor, el aceite de jengibre.

Además de ser una alternativa a las pastillas tradicionales el aceite de jengibre está teniendo cada vez más aceptación entre la gente. Ahora veremos un poco más sobre este;  que es, como hacerlo y sus usos.

Usos del aceite de jengibre casero

Entre los diversos usos de este aceite destacamos los siguientes: alivia dolores y molestias, ayuda a la circulación sanguínea, mejora la digestión y se usa para tratar problemas digestivos, y muchos usos más.

Modo de uso

El método de uso dependerá de lo que se quiera lograr. Veamos algunos ejemplos:

Para calmar dolores de garganta, sinusitis: Inhalar 1 a 2 gotas con difusor.
También para tratar gases y diarrea: Una gota en el abdomen mediante masajes.
Para disminuir dolores de tipo musculares, mejorar el sistema circulatorio: aplicamos 2-3 gotas y masajeamos suavemente.

Beneficios del aceite de jengibre

Debido a los excelentes beneficios del aceite podemos tratar una amplia gama de afecciones. Veamos las propiedades mas destacadas:

  • Antiinflamatorio.
  • Digestivo.
  • Analgésico.
  • Antiséptico.
  • Expectorante.

Algunas de las afecciones más comunes que tenemos son: la tos, la bronquitis, la disnea, la gripe, el asma. El jengibre nos puede ayudar con todas estas, incluso acabando con la flema de los pulmones y la garganta.

Cuando de dolor se trata, el aceite de jengibre nos puede ayudar a reducir las prostaglandinas, que están relacionadas con las inflamaciones y dolor.

Para el sistema cardiovascular nos puede ayudar a minimizar los riesgos de arteriosclerosis, coágulos de sangre y bajar los niveles de colesterol malo en sangre.
Además de que consumido con frecuencia nos puede ayudar a minimizar problemas por hipertensión.

Preparación del aceite de jengibre casero

Para proceder a la preparación del aceite de jengibre casero vamos a necesitar:

  • Jengibre fresco
  • 300-400ml de aceite de oliva – si es extra virgen mejor –
  • Tazón para el horno
  • Rallador de queso

Preparación

  • Lava el jengibre y sécalo bien – puedes dejarlo un par de horas al aire libre que se seque bien – y luego rallalo en un platito. Ahora agrega el aceite de oliva y el jengibre rallado en un tazón y déjalo en el horno durante 2 horas a unos 60 grados.
  • Una vez hecho esto cuélalo así se quedan los pedazos de jengibre en el colador. Si el colador es de 100% algodón mejor; pero si no tienes otra cosa, el colador de toda la vida servirá, el propósito es que nos quede el aceite sin pedazos de jengibre flotando en el aceite.
  • Debes mantenerlo en un lugar fresco así podrás usarlo hasta por medio año.

Ya puedes disfrutar de tu aceite de jengibre casero para tratar diferentes afecciones, además de para tus platos.

Fuentes: mercola

También te podría gustar...